Editorial

La llegada de Gustavo de la Torre Zurita al PRI de Tabasco implica, tácitamente, la avanzada del partido para colocar a Gina Trujillo Zentella como la próxima candidata a gobernadora; ni Pedro Gutiérrez, Miguel Moheno, Aquiles Domínguez, Nicolás Bellizia, Lorena Beauregard, Miguel Cachón o Carlos Hernández Reyes, por citar a algunos, se presentaron al registro; Después de tanto alboroto, dirigido siempre a perjudicar políticamente a Gerardo Gaudiano, los ciudadanos observan ya el cambio favorable que Paseo Tabasco ha tenido con las jardineras.

CARTA ABIERTA

Gina se hace del PRI

Cantidad de Visitas: 92
Martes, 18 de Abril de 2017
Redacción / El Independiente

La llegada de Gustavo de la Torre Zurita al PRI de Tabasco implica, tácitamente, la avanzada del partido para colocar a Gina Trujillo Zentella como la próxima candidata a gobernadora.

 

Aunque el arribo de Gustavo no es ninguna sorpresa, sí lo es la forma tan agachona en que el resto de los aspirantes dobló las manos.

 

En efecto, ni Pedro Gutiérrez, Miguel Moheno, Aquiles Domínguez, Nicolás Bellizia, Lorena Beauregard, Miguel Cachón o Carlos Hernández Reyes, por citar a algunos, se presentaron al registro.

 

Al más viejo estilo priista, se escogió una época vacacional, en este caso la Semana Santa, para hacer la maniobra y evitar así cualquier ruido mediático.

 

Unos dicen que hubo razones de “mucho peso”, pero otros aseguran que se les prometieron, como siempre sucede en estos casos, premios de consolación.

 

Es decir, diputaciones locales, federales, regidurías y hasta alcaldías.

 

Se confirma lo que todo mundo sabe: que los supuestos aspirantes a un cargo no buscan en realidad la postulación, sino otro tipo de sustanciosas ganancias.

 

Gina Trujillo se hace del PRI pero aún falta ver a que costo.

 

Porque una cosa es que los soñadores a la dirigencia se hayan rajado al “cuarto para las doce”, y otra muy distinta es que los grupos y corrientes internas vayan a apoyarla de forma unánime.

 

El delegado del CEN, Jorge Salomón Azar, se salió con la suya al tender la alfombra a la diputada federal. Pero es temprano para decir que ya tiene en la palma de la mano, por ejemplo, a los madracistas y a los andradistas.

 

Toca ver ahora el trabajo de Gustavo de la Torre, un declarado ginista.

 

Como dice el librito, le tocará cerrar las heridas que Gina Trujillo ha venido abriendo en su cabalgadura hacia la Quinta Grijalva.

 

Uno de esos pendientes apunta hacia la exdiputada federal, Ady García López.

 

Como todo mundo sabe, Ady se ha mostrado en desacuerdo con varias de las prácticas de Gina. Y esto lo ha hecho saber públicamente. No se trata, pues, de un secreto de Estado o algo que se le parezca.

 

Quienes lo conocen de cerca aseguran que Gustavo es una gente bien intencionada, que sabe establecer acuerdos de largo alcance en beneficio del partido.

 

Gustavo estuvo en la congeladora política en los últimos nueve años, luego de ocupar la secretaria general del CDE y, más tarde, el liderazgo estatal de la CNOP.

 

Allá por 2004, con Manuel Andrade en la Gubernatura, buscó la alcaldía de Centro y una diputación federal. Pero siempre le cerraron el paso ante los consentidos del mandatario.

 

En su estadía como dirigente del Sector Popular, allá por septiembre de 2008, sufrió un intento de secuestro cuando llegaba a la sede de la organización, en Paseo Tabasco.

 

Si algo se le reconoce en las filas del partido es la lealtad hacia a Gina. Esta es una de las razones que lo ha llevado a la dirigencia estatal del PRI.

 

 

BUENA IMAGEN

 

Después de tanto alboroto, dirigido siempre a perjudicar políticamente a Gerardo Gaudiano, los ciudadanos observan ya el cambio favorable que Paseo Tabasco ha tenido con las jardineras.

 

La vox populi asegura que ahora se tiene una avenida más agradable a la vista de los habitantes y turistas de Villahermosa.

 

Dicen que el alcalde de Centro va ahora por la ampliación de carriles en esta siempre congestionada vía de comunicación.

 

A ver que otro “pero” le ponen sus detractores.