Ciudad

El puente Grijalva IV tiene una gran separación, por el desgaste de la lámina.

Se traga el puente Grijalva IV llantas

*Llenos de baches y con aberturas peligrosas, estas vías se han convertido en enemigas de los vehículos que transitan.

Cantidad de Visitas: 59
Miércoles, 19 de Abril de 2017
Tabasco Hoy

Estallidos de llantas, afectación en el chasís, así como salida de la dirección, son los daños más recurrentes que aquejan a los automovilistas a la hora de transitar por los puentes deteriorados que hay en la capital tabasqueña.

Uno de los puentes que más preocupa a los conductores es el Grijalva IV, situado en el periférico Carlos Pellicer, por la zona de la colonia Casa Blanca. Al tener una abertura de cuatro metros de largo por 34 centímetros de ancho en el cabezal del carril derecho, las unidades se golpean con una esquina de la placa metálica, y se les daña la horquilla de la rótula.

“Veníamos de la villa Parrilla a Jalpa de Méndez porque ya se terminaron nuestras vacaciones.

Cuando menos me lo esperaba caí en la zanja, se salió la horquilla de la rótula, y ya no respondía el volante del vehículo. Allí nos quedamos tirados”, expresó el conductor Leopoldo Aguilar, al igual dijo que su esposa resultó lesionada por la agitación brusca de la camioneta.

Le urge arreglos

Otro puente que requiere mantenimiento es el Grijalva II, situado en la colonia Gaviotas Norte. Al hundirse una placa de acero en el momento que transitan los automovilistas, los conductores disminuyen la velocidad y generan larga filas de autos.

“Ya estamos aburridos de estar pasando por esta vía, pero no nos queda de otra. Como vamos a Parrilla, tenemos que pasar obligadamente por el puente. Cada mes tengo que llevar el vehículo a alineación”, dijo don Leopoldo.