{{visita.numeros | number}} visitas recibidas desde el 22 de Marzo de 2010

Lo único que podría echar abajo el asunto de Gina es que el secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, muy fortalecido por las capturas de Tomás Yarrington y Javier Duarte, fuera el candidato presidencial; el pintoresco diputado local del PVEM (en dos meses exmorenista y experredista), José Atila Morales Ruiz, dice estar "muy preocupado" por no saber si regresará o no a la bancada del PRD; Cuco enfrenta señalamientos de falta de transparencia en el manejo del presupuesto y en las cuentas públicas, y de participar en actos de otros partidos.

CARTA ABIERTA

Sólo Chong se interpone

Jorge NuñezMiércoles, 19 de Abril de 2017

No es necesario tener más de tres dedos de frente para saber quién es ya el candidato, o más bien la candidata, del PRI al gobierno estatal.

 

Es una lectura acertada entender que el arribo de Gustavo de la Torre Zurita a la dirigencia estatal del PRI, da una garantía plena a la diputada federal.

 

La tarea de Gustavo será, de aquí hasta el mes de marzo de 2018, hablar con todos los grupos y corrientes para convencerlos de sumarse a este proyecto.

 

Gina, miembro del grupo político del canciller Luís Videgaray, logró persuadir al dirigente nacional, Enrique Ochoa Reza.

 

Por eso este le mandó al delegado Jorge Salomón Azar. La tarea, pues, fue cumplida por el campechano.

 

Lo único que podría echar abajo el asunto de Gina es que el secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, muy fortalecido por las capturas de Tomás Yarrington y Javier Duarte, fuera el candidato presidencial.

 

Aquí sí, la suerte se volcaría sobre dos de los más visibles chongistas en Tabasco: el director de Capufe, Benito Neme Sastré, y la asesora externa de Chong, Ady García López.

 

Pero mientras Chong no sea el “mero mero”, las miradas estarán puestas sobre la hija del exgobernador Mario Trujillo García.

 

Falta saber si al PRI le alcanzará para ganar. Los mandones son, ahora mismo, el PRD y Morena. Sólo el “Verde” está detrás del PRI.

 

El gran desafío de Gina, pues, no es tanto alzarse como  abanderada sino darle vuelta a los pronósticos adversos a su partido.

 

Por ahora, en base a los números de las encuestas, la candidatura del PRI al gobierno está destinada a ser, puramente, tes-ti-mo-nial.

 

 

CUCO, FUERA DEL PRI

 

Las capturas de los exgobernadores Tomás Yarrington y Javier Duarte, del PRI, pueden marcar la ruta  a seguir de lo que sería el destino de Cuco Rovirosa.

 

El presidente estatal de la Comisión de Justicia Partidaria, Fernando Morales Mateo, dice que en 30 días se definirá si procede o no la expulsión del alcalde de Macuspana.

 

Enrique Ochoa Reza tiene ante sí dos alternativas: o lo deja en el partido ahora que necesita sumar a todos en torno a Gina, o sigue el ejemplo de Enrique Peña Nieto y da un golpe de timón que mande un mensaje de depuración partidista.

 

Para ello escuchará la importante opinión de Gustavo de la Torre.

 

Por lo pronto, el propio Fernando Morales ve más que fundamentada la expulsión derivada de acusaciones de regidores de ese Ayuntamiento.

 

Cuco enfrenta señalamientos de falta de transparencia en el manejo del presupuesto y en las cuentas públicas, y de participar en actos de otros partidos.

 

 

LA DUDA ES UN TORMENTO

 

El pintoresco diputado local del PVEM (en dos meses exmorenista y experredista), José Atila Morales Ruiz, dice estar “muy preocupado” por no saber si regresará o no a la bancada del PRD, por aquello del resolutivo de la Sala Superior del Trife.

 

Asegura que las dudas le atormentan y que será hasta este viernes cuando tome su “gran” decisión.

 

Bueno, que alguien le avise a José Atila que la orden fulminante es pintarse otra vez de amarillo.

 

Regresará al PRD para que este partido, y su coordinador, José Antonio de la Vega, retomen el control de la Jucopo.

 

El cómico legislador ya cuenta con el visto bueno del secretario general del PRD, José de la Cruz Rueda.